Mario y Luigi en la ruina tras una serie de malas decisiones económicas

El lobo de esta casa es una ruina

Los hermanos Mario y Luigi, mejor conocidos por tu vecina del quinto como “los hermanos Mario”, están arruinados.

El famoso fontanero de rojo ha descubierto que no tendrá pensión de jubilación.

No sé qué hacer, ya va tocando retirarme y no tengo ni un duro ahorrado. Toda la vida cobrando en negro los servicios. La gente quiere a alguien que les limpie la cañería de mierda, pero a la hora de cobrar te dicen – oye, pero me lo cobras sin IVA, ¿eh? – mientras te dan un codazo cómplice y te guiñan un ojo. Y es que si les cobras el IVA ya no te llaman.

¿Y qué pasa con lo ahorrado? Pues que estar de aventuritas salvando a la princesa Peach un día sí y otro también no es barato. Vosotros veis como espachurro a los Goomba, pero no sabéis la de pasta que tengo que soltar para sobornos y así conseguir infomación.

Y claro, los días que estoy salvando al reino, son días sin trabajar.

He tenido que vender mi casita para poder comer.

Una ruina, voy a tener que irme a vivir con mi hermano a su mansión.

Se sospecha que la inmobiliaria es una empresa fantasma.

Por su parte, Luigi tiene una historia bien distinta para llegar a una situación económica muy similar.

Pues heredé una mansión hace unos años. Fui a echarle un vistazo y aquello era un sueño húmedo de Iker Jiménez. Poltergeists por todos lados. La mansión era maja, así que me puse manos a la obra, linterna y aspiradora en mano y me puse a exorcizar habitación a habitación. Y como un valiente ¿eh? Nada de llamar a mi hermano ni asustarme en ningún momento.

Así que, con la casa bien limpita, decidí quedármela. Una zona tranquila y una mansión preciosa. Hice la aceptación de herencia y vino la primera sorpresa. El impuesto de sucesiones. Tuve que pagar una cantidad absurda de dinero para poder vivir allí. Todos mis ahorros se fueron al dichoso impuesto. Que tengo que decir que mi hermano no es que pague muy bien la hora… dice que tiene que pagar mucho en la declaración de la renta, pero yo creo que el tío cobra en negro…

Pues bien, una vez instalado allí, llegó el IBI. Eso ya me mató. No tenía un duro y tuve que venderla a precio regalado. Lo justo para pagar deudas y quedarme en la calle sin nada.

Una ruina, voy a tener que irme a vivir con mi hermano a su casita.

Dejar una contestacion