Un estudio concluye que ver porno con un casco de realidad virtual no cuenta como sexo

Los peceros reciben esta noticia con gran pesar.

A solo tres semanas de la próxima cita electoral y entre una montaña de encuestas de estimación de voto y valoración de lideres políticos, la Universidad Politécnica de Villapene, en Lugo, se ha desmarcado con una recogida de datos algo diferente.

A raíz del éxito creciente de la realidad virtual, decidimos centrarnos en esta tecnología para nuestro estudio más ambicioso hasta la fecha” asegura Omar Icón, investigador jefe y doctorado en sexología en la Universidad Complutense de Calamocos, León.

Para ello, hemos escogido a treinta jóvenes de entre 18 y 35 años y los hemos separado en dos grupos. Al primer grupo, les hemos tumbado uno a uno en una camilla, con sensores en la cabeza y les hemos puesto un casco de realidad virtual con una película porno. Al segundo, también con sensores en la cabeza, los hemos dejado a solas con pilinguis.

Tras los primeros análisis de los datos, las conclusiones son claras: las áreas del cerebro que se activan en cada caso, son totalmente distintas, ya que al cerebro no se le engaña tan fácil

gafas-realidad-virtual-01-300x200@2x
“Vaya par de melones!” exclama este participante en el estudio

El doctor Icón nos cuenta que la inspiración para su estudio le vino un día viendo Master of Sex y que enseguida pensó en “hacer algo parecido, pero más moderno y molón“.

Finalmente concluye que tras los resultados obtenidos, siente mucho decir a todos los inadaptados sociales y en especial, a los jugadores de World of Warcraft que tendrán que seguir dejando la seguridad del hogar para salir a la calle a ligar.

Dejar una contestacion